Facebook

Las 4 mejores maneras para perder grasa

Muchos de nosotros tenemos como objetivo perder grasa y vernos mejor estéticamente, especialmente ahora que el verano se va acercando. Puede ser que hayamos encontrado un sistema que nos ayude a perder grasa en la antigüedad, pero ¿estás seguro de que no podría ser mejor? En este artículo, os vamos a dar cinco formas con las cuales podemos optimizar el proceso de perder grasa.

Perder grasa – No es sólo cuestión de calorías

Sí, es cierto que consumir menos calorías nos ayudará a perder grasa corporal, pero en realidad se puede avanzar mejor si escogemos alimentos con perfil de macronutrientes que se adapte a nuestras necesidades.

Muchas personas consumen menos proteínas y más hidratos de carbono y grasas de lo que probablemente necesitan. Por lo tanto, antes de que empecemos a recortar calorías, analizar lo que está comiendo actualmente. ¿Estamos consiguiendo al menos 0,8 a 1 gramo de proteína por kilo de peso cada día? ¿Estamos consiguiendo que nuestras fuentes de calorías sean alimentos sanos? ¿Estamos recibiendo una cantidad adecuada de grasas saludables con nuestra dieta? ¿Estamos comiendo más carbohidratos de lo que necesitamos?

Una forma muy sencilla de hacer que nuestra nutrición coincida con nuestros objetivos es cambiar los totales. Sugiero que podéis empezar consumiendo un 25% de nuestras calorías provengan de grasas saludables, un 40% de carbos y un 35% de proteínas.

perder grasa

Perder grasa – ¿Con el cardio vale?

Otra forma de una gran cantidad de personas tratan de perder grasa es haciendo montones y montones de cardio. El cardio nos ayudará definitivamente a perder grasa, pero pero nuestro cuerpo también necesita adaptarse al estrés. Así que, si lo hacemos demasiado y siempre del mismo tipo y con la misma intensidad, vamos a perder eficiencia.

La forma típica de manejar esta respuesta es mediante el aumento de la duración y la intensidad de los entrenamientos de cardio. Por desgracia, tarde o temprano esos entrenamientos no llegarán demasiado lejos, volviendo a ser poco efectivos.

En lugar de hacer cambios drásticos en sus sesiones de cardio, añadir un poco de intensidad a nuestros ejercicios con peso. El entrenamiento de fuerza, es una gran manera de elevar nuestra tasa metabólica y perder peso, a la vez que ganamos masa muscular.

Perder grasa – Quemadores de grasa, ¿funcionan?

Si me dieran un euro cada vez que alguien me pregunta por si un quemador de grasa es útil para perder grasa, sería muy rico. Si nuestro estilo de vida no está ayudando a alcanzar nuestros objetivos, entonces ese quemador de grasa no va a solucionar todos nuestros problemas. Creo que tener claro que la dieta es lo más importante, basta para responder, relegando a los termogénicos como un apoyo para perder grasa.

Perder grasa – Mantente activo

Completar nuestra sesión de entrenamiento no significa que hayamos acabado de hacer los deberes. Si quieres quemar grasa, debemos movernos algo más. En el trabajo, podemos tomar un descanso para ir a dar un paseo. Podemos ponernos de pie y agitarnos un poco por la oficina. La idea es empezar a crear un estilo de vida más saludable y activo, que mantenga nuestro cuerpo y mente activo en todo momento posibles.


3 Factores claves para ganar masa muscular

Si lo que estamos buscando es ganar masa muscular, demasiadas personas suelen asociar este concepto a tirarse mañanas y tardes entrenando con locura en el gimnasio y haciendo una barbaridad de ejercicios de todo tipo.

Esto es cierto, ya que si queremos ganar masa muscular, tenemos que estimular a nuestros músculos mediante un entrenamiento activo y útil, pero quizá el aspecto más crucial es que debemos prestar especial atención a nuestra alimentación.

Sin una dieta correcta, no le estamos dando los nutrientes necesarios a nuestro cuerpo para desarrollar un crecimiento muscular adecuado, por lo que acabaremos estancados en el entrenamiento sin cambios sustanciales en cuanto a masa muscular.

Por suerte, en el artículo de hoy, os vamos a dar una serie de factores críticos para ganar masa muscular. Espero que les saquéis provecho:

Ganar masa muscular – Proteínas

Las proteínas son el macronutriente que quizá sea más importante a la hora de ganar masa muscular. En consideraciones generales, si queremos ganar músculo, la ciencia nos recomienda un consumo diario de proteínas de entre 1,5 y 2 gramos por cada kilo de peso corporal. Esta es una buena estimación para empezar, pero siempre puedes adaptarlo a tu entrenamiento y fisionomía en base a tu experiencia personal.

Ganar masa muscular – Aumentar el consumo de calorías

Cuando nos plantemos obtener unas ganancias significativas de masa muscular, uno de los puntos principales es el aumento de calorías que consumimos a diario. Es obvio que el cuerpo necesitará más energía para rendir al máximo al entrenar y para reponerse.

En primer lugar, debemos tener una estimación más o menos clara de nuestro consumo de calorías actual y metabolismo basal, que no es más que el consumo de calorías que necesita nuestro cuerpo en reposo. A partir de aquí, podemos empezar a calcular el exceso necesario para hacer crecer nuestros músculos, que puede rondar entre las 500 y 1500 calorías, dependiendo de nuestro objetivo y tipo de entrenamiento.

Uno de los fallos habituales es que, mucha gente huye de las calorías por miedo a ganar peso y grasa corporal. Pero está claro que, si no nos sometemos a este aumento de calorías, es probable que no veamos cambios en nuestra fuerza y musculatura.

Ganar masa muscular

Ganar masa muscular – Pre y post entrenamiento

En los fanes de cualquier disciplina del entrenamiento de ganar masa muscular, es común el desconocimiento sobre la efectividad de la alimentación pre y post entrenamiento en nuestro rendimiento y recuperación. Dos factores importantes que afectan de forma directa a nuestras ganancias de masa muscular.

En el caso de las comidas pre entrenamiento, es conocido en el mundo profesional que una buena nutrición nos ayuda a aumentar nuestro rendimiento durante la sesión, lo que acaba reportando a medio y largo plazo una optimización del crecimiento muscular y una progresión de la fuerza mucho más efectiva.

Entre media hora y una hora antes de entrenar, un consumo moderado de carbohidratos como una tostada con mantequilla de cacahuete o con plátano, puede marcar la diferencia en el entrenamiento.

Si hablamos de post entrenamiento, en la siguiente media hora, la clave es el consumo de proteínas. Ayudará a conseguir una recuperación mucho más rápida ya que es el principal nutriente encargado de la reparación de tejidos musculares.